El Herrero de Craig-Y-Don

Publicado por Narrador en

El herrero de Craig-Y-Don

Érase una vez un viejo herrero que vivía en una antigua fragua en Craig-y-don, y solía beber mucha cerveza.

Artista: Keppler, Udo J., 1872-1956

Una noche volvía a casa de una taberna muy borracho, y al acercarse a un pequeño riachuelo, de repente, un montón de hombrecitos saltaron de las rocas, uno de ellos, que parecía ser mayor que los demás, se le acercó, y dijo:

- “Si no modificas tu forma de vida, morirás pronto. Pero si te portas mejor y te conviertes en un mejor hombre, descubrirás que será para tu beneficio ” - Al terminar de hablar todos desaparecieron tan rápido como habían llegado.

El viejo herrero pensó mucho en lo que le habían dicho aquellas hadas, dejó de beber y se convirtió en un hombre sobrio y firme.

Un día, unos meses después de conocer a la gente pequeña, un hombre extraño trajo un caballo para herrarlo. Nadie conocía ni al caballo ni al hombre.

El viejo herrero ató el caballo a una de las patas de un caldero lleno de agua (usado para enfriar su hierro caliente). Caldero que había construido en mampostería antaño.

Cuando hubo atado el caballo, fue a herrar la pata trasera, pero en cuanto tocó al caballo, el enérgico animal retrocedió de un salto, arrastró el caldero de mampostería, rompió el cabestro y se escapó de la fragua. Nunca se volvió a saber nada: ni el caballo ni de su amo.

Cuando el viejo herrero vino a derribar la mampostería para reconstruirla, encontró tres teteras de latón llenas de dinero.

Esta historia sobre el herrero de Craig-Y-Don transmitida por vía oral por varias personas en la zona, Inglaterra.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.