El Origen de los Galeses

Publicado por Narrador en

Origen de los galeses

Un viejo marinero, aseguraba haber oído esta historia en un barco, de camino a casa desde Calcuta. Esta leyenda sobre el origen de los galeses puede mirarse con sospecha. Sin embargo, los galeses siempre han creido que descendían de los troyanos.

Bandera: Historia de los Origenes de gales

Hace muchos años vivían varias tribus salvajes alrededor de la ciudad del rey de Persia, y los hombres del rey siempre los molestaban y acosaban, exigiendo anualmente un fuerte tributo. Ahora bien, estas tribus, aunque muy valientes en la guerra, no pudieron defenderse ante el ejército persa cuando fueron contra ellos.

Tributos y venganza

Se vieron obligados a pagar su tributo anual a regañadientes. Sin embargo, se vengaron, siempre que pudieron, de los viajeros que iban hacia la ciudad y también de quienes salían. Les robaban y mataban.

Por fin, uno de los miembros de la tribu, un viejo cacique inteligente, pensó en un astuto plan para derrotar a los persas y liberarse del tributo anual. Y este fue su plan:

Los páramos salvajes donde vivían estas tribus estaban infestados de grandes pájaros llamados "Rohs", {Nota al pie: Se pronuncia suavemente.} Aves que eran muy destructivas para los seres humanos, constantemente devorando a hombres, mujeres y niños con avidez cada vez que podían atraparlos.

Tanto terror tenían que las tribus tuvieron que proteger su aldea con muros altos. Tras sus murallas dormían tranquilos, porque los Roh cazaban de noche. Este viejo cacique decidió vigilar a los pájaros y averiguar sus lugares de anidación. Así que mandó construir una serie de torres, en las que los vigilantes podían dormir tranquilos por la noche. Estas torres se irían ubicando en cualquier dirección donde su hubiera visto congregar a las aves durante la noche. Los observadores informaron que el Roh no podía volar, pero corría muy rápido, siendo más veloz que cualquier caballo.

Finalmente, observando, se encontraron sus lugares de anidación en una llanura arenosa, y se descubrió que esas aves monstruosas robaban ovejas y ganado en gran número.

Entonces el jefe ordenó a los centinelas que se mantuvieran en guardia hasta que nacieran los pichones, momento en el que recibieron la orden de asegurar cincuenta y llevarlos a la ciudad amurallada. La orden se cumplió, durante la noche sacaron cincuenta polluelos del huevo y los llevaron al pueblo.

El viejo cacique reunió a cincuenta hábiles guerreros, un hombre por cada ave, a su hijo le asignó el ave más grande. A estos guerreros se les ordenó alimentar a los pájaros con carne y entrenarlos para la batalla. Los pájaros crecieron tan mansos como los caballos. Se les hicieron sillas de montar y bridas. Fueron entrenados y ejercitados como mulas de carga.

Aves, sangre y guerra

Cuando llegó el siguiente día del tributo, el rey de Persia envió a sus emisarios a cobrar el impuesto, pero los jefes de las tribus los insultaron y desafiaron. En consecuencia los persas regresaron con su rey, quien inmediatamente envió la fuerza de su ejército.

El cacique organizó a sus hombres, y cuarenta y seis de los Rohs se colocaron frente al ejército, el jefe subió al pájaro más fuerte. Los cuatro restantes se colocaron en el flanco derecho, se les ordenó actuar al amparo de una señal que avanzaran y cortaran al ejército en caso de que se retiraran.

Los Roh tenían escamas pequeñas, como las de un pez, en el cuello y el cuerpo. Las escamas estaban ocultas bajo un pelo suave, excepto en la mitad superior del cuello. No tenían plumas excepto en las alas. De modo que eran invulnerables excepto en lo que se refiere a los ojos, porque en aquellos días los persas solo tenían arcos, flechas y jabalinas ligeras.

Cuando el ejército persa avanzó, los rohs avanzaron a la velocidad del rayo y causaron un terrible caos, los pájaros asesinaron y pisotearon a los soldados y los derribaron con sus poderosas alas. En menos de dos horas murió la mitad del ejército persa y el resto había escapado. Las tribus regresaron a sus ciudades amuralladas, encantadas con su victoria.

Cuando la noticia de su derrota llegó al rey de Persia, estaba más allá de toda expresión y no podía dormir de rabia. Así que a la mañana siguiente llamó a su mago.

- "¿Qué vas a hacer con los pájaros?" - preguntó el rey.

- "Bueno, he estado pensando en el asunto" - respondió el mago.

- "¿No puedes destruirlos a todos?"

- “No, su majestad. No puedo destruirlos, porque no tengo el poder, pero puedo deshacerme de ellos de otra manera. Aunque no puedo apagar la vida, tengo el poder de convertir una vida en otra criatura viviente".

- "Bueno, ¿en qué los convertirás?" - preguntó el rey.

- "Lo consideraré esta noche, su majestad" - respondió el mago.

- "Bueno, ten cuidado y asegúrate de hacerlo".

- "Sí, me aseguraré de hacerlo, majestad".

Mago en castillo
Ilustración del mago persa en la historia del origen de los galeses

Un hechizo con consecuencias

Al día siguiente, a las diez, el mago se presentó ante el rey, quien preguntó:

- "¿Lo has considerado bien?"

- "Si su Majestad."

- "Bueno, ¿cómo vas a actuar?"

- "Su majestad, he pensado y pensado durante la noche, y lo mejor que podemos hacer es convertir a todos los pájaros en hadas".

- "¿Qué son las hadas?" - preguntó el rey.

- "Lo he planeado todo, y espero que su majestad esté de acuerdo".

- "¡Oh! Estoy de acuerdo, siempre que nunca más nos molesten ".

- “Bueno, su majestad, los voy a convertir en hadas, pequeñas criaturas vivientes que viven en cuevas en las entrañas de la tierra, y solo visitarán a las personas que viven en la tierra una vez al año. Serán inofensivas y no dañarán nada. Serán hadas y no harán nada más que bailar y cantar. Les permitiré andar por la tierra veinticuatro horas una vez al año y hacer sus payasadas, pero no harán ninguna travesura ".

- "¿Cuánto tiempo van a permanecer las aves en ese estado?" - preguntó el rey.

- “Les daré 2000 años, majestad, y al final de ese tiempo volverán a convertirse en pájaros, como antes. Después de que las aves cambien de estado, de hadas a de nuevo aves, nunca se reproducirán más, sino que fallecerán por muerte natural ".

De modo que las tribus perdieron sus pájaros y el rey de Persia causó tantos estragos entre ellos que decidieron abandonar el país.

Peregrinaje forzoso

Viajaron, manteniéndose con el bajo arte del robo. Fue así hasta que llegaron a un lugar donde edificaron una ciudad, la llamaron Troya, en ella estuvieron sitiados durante mucho tiempo.

Finalmente, los sitiadores construyeron una gran caravana, con la cabeza de un hombre grande al frente. La cabeza estaba toda dorada con oro. Terminada la construcción de la caravana, metieron adentro a 150 de sus mejores guerreros, provistos de comida, y uno de ellos con una trompeta.

Llevaron la caravana, que corría sobre ocho ruedas anchas, hasta las puertas de la ciudad, y la dejaron allí, con su ejército reunido, acechando en un valle cercano. Acordaron que cuando la caravana entrara por las puertas el corneta debería hacer tres fuertes toques para advertir al ejército, que inmediatamente avanzaría hacia la ciudad.

Los hombres de las murallas vieron esta curiosa caravana, y empezaron a preguntarse qué era, y durante dos o tres días la dejaron sola.

Por fin, un viejo cacique dijo: "Debe ser su comida".

Al tercer día abrieron las puertas, y atando cuerdas, comenzaron a arrastrarlo a la ciudad. En ese instante los guerreros saltaron, el cuerno sonó, y el ejército se apresuró. La ciudad fue tomada después de una gran matanza. Algunos escaparon con sus esposas e hijos y huyeron a Crimea, de donde fueron expulsados ​​por los rusos, de modo que marcharon a lo largo del mar hacia España. Mientras atravesaban Francia, se detuvieron.

Algunos querían cruzar el mar y otros se quedaron en el corazón de Francia: eran los Bretones.

Los demás llegaron en barcos y desembarcaron en Inglaterra, y fueron los primeros que se establecieron en Gran Bretaña: eran los galeses.

El Origen de los galeses
Ilustración sobre el origen de los galeses

¿Te ha gustado la historia sobre el origen de los galeses?

Comparte tu opinión en los comentarios de más abajo. Igualmente si conoces otras versiones del origen de los galeses cuéntanos. ¡Será un placer ampliar conocimientos.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.