La estación abandonada de City Hall

Publicado por Narrador en

estación abandonada de City Hall New York

Como comentamos en el artículo sobre la mole people (los supuestos habitantes del subsuelo de Nueva York), bajo la ciudad hay un laberinto de túneles, estaciones y andenes que conforman el subway. Desde que comenzó a construirse se han ido añadiendo líneas y estaciones a diferentes niveles de profundidad y otras han sido clausuradas. Las estaciones como la estación abandonada de City Hall y otros niveles abandonados permanecen suspendidos en el tiempo, conservando el aspecto que tenían el último día que fueron usados.

La estación que rescatamos hoy del olvido es la de City Hall, a la que hicimos mención en un artículo sobre la inauguración del metro de Nueva York.

La estación de City Hall se abrió el 27 de octubre de 1904, junto con el resto de la primera línea de metro, y permaneció operativa hasta 1945. Era una estación inusualmente elegante, una especie de estación simbólica donde el alcalde podía exhibir el metro construido con el dinero de la gente para beneficiar la ciudad más grande de país.

fotografía tomada durante la construcción de la estación abandonada de City Hall
Fotografía tomada durante su construcción.

Sobre estas líneas podemos ver una fotografía tomada durante la construcción. Los muros aún no tienen los azulejos y faltan las vías. En el centro podemos ver el paso abovedado que conduce al entresuelo (y, a su vez, a la calle). La luz del sol se cuela por las tres claraboyas, iluminando la pasarela.

La plataforma, construida alrededor de una curva muy cerrada, tenía un techo arqueado con azulejos de Guastavino, claraboyas y lámparas de araña de latón. Algunas de estas claraboyas, emplomadas a comienzos de la II Guerra Mundial, han ido perdiendo desde entonces gran parte de sus cristales, quedando en algunas sólo el marco de metal. También colgaban de los muros algunas placas conmemorativas que elogiaban el trabajo de los que hicieron posible el proyecto y en ellas figuraban los directores, ingenieros y quienes lo financiaron, incluyendo a August Belmont, Cornelius Vanderbilt y John D. McDonald.

Placas conmemorativas
Placas conmemorativas

En el centro de la plataforma hay un arco con el nombre de la estación sobre las escaleras que conducen al entresuelo. En el entresuelo destacaba una típica cabina de madera para tickets de metro y dos escaleras que conducían a la calle. La cabina de tickets hace tiempo que desapareció. La bóveda y los arcos del entresuelo están adornados con azulejos verde, bronce y blanco.

 a desaparecida cabina de tickets
Arriba, la desaparecida cabina de tickets
Kiosco de entraca a la estación
Kiosco de entraca a la estación
En esta postal de la época podemos ver de nuevo el kiosco de entrada
En esta postal de la época podemos ver de nuevo el kiosco de entrada

Inmediatamente después de abrir al público la estación y, con ella, la primera línea de metro, quedó claro que sería necesario construir líneas adicionales y plataformas mayores. La gran acogida del metro hizo que los primeros trenes de 5 vagones quedaran pronto pequeños y se pensó que debían construirse trenes más largos y acomodar las estaciones a ellos.

tuneles estacion abandonada de city hall

Debido a la peculiar arquitectura de City Hall y al hecho de que estaba situada en una curva cerrada, se consideró poco práctico alargarla. Los nuevos trenes, más largos, tenían puertas en el centro de cada vagón y era muy peligroso abrirlas en la curva de City Hall. Se decidió, por tanto, abandonar esta plataforma, en favor de la cercana estación de Brooklyn Bridge.

El 31 de diciembre de 1945 se clausuró City Hall. Las entradas desde la calle fueron selladas y las claraboyas cubiertas. City Hall nunca fue realmente importante si atendemos al uso que los pasajeros hicieron de ella mientras permaneció abierta; la citada estación de Brooklyn Bridge fue mucho más usada porque tenía tanto servicios locales como trenes express.

La estación de Brooklyn Bridge (alrededor de 1904) que sustituyó a la de City Hall.

Arriba, la estación de Brooklyn Bridge (alrededor de 1904) que sustituyó a la de City Hall.

 Pasajeros de principios del siglo pasado en la estación de City Hall
Pasajeros de principios del siglo pasado en la estación de City Hall

Las vías en las que está localizada la estación City Hall no están abandonadas y todavía pasan trenes sobre ellas. De hecho, para llegar a la estación hay que montar en un tren que, si bien permanece el resto del tiempo fuera de servicio, pertenece a una línea activa. Para salir, el maquinista debe abrir una única puerta final que permita a los viajeros acceder a la pasarela. Los visitantes que se encuentran por primera vez con City Hall quedan sobrecogidos por los enormes arcos de cristales, azulejos y ladrillos. De tarde en tarde el NY Transit Museum organizaba visitas a esta estación pero éstas fueron suspendidas debido a los riesgos de seguridad descubiertos en el área circundante a City Hall. De hecho, los planes para reabrir la estación como una extensión del NY Transit Museum fueron aplazados debido a ciertas medidas de seguridad (anteriores al 11-S).

 Detalle de los azulejos del arquitecto español Rafael Guastavino
Detalle de los azulejos del arquitecto español Rafael Guastavino
entrada 4 estacion abandonada city hall NY
iluminación azulejos estacion abanadonada city hall
Una de las escasas visitas que se han permitido a la estación.
Una de las escasas visitas que se han permitido a la estación.
Claraboya en el centro por la que entraba la luz del sol en otros tiempos.
Claraboya en el centro por la que entraba la luz del sol en otros tiempos.

La estación fue arreglada para la celebración del centerario en 2004: se destaparon las claraboyas, se reparó el alumbrado y se volvió a abrir una escalera a la calle. Se hizo una ceremonia con personalidades y durante las horas siguientes se abrió al público, para ser cerrada más tarde. Desde aquel momento, la histórica estación de City Hall permanece cerrada.

Enlaces y créditos: nycsubway - AbandonesStations

Esta historia ha sido rescatada y compartida en esta web a modo de tributo. La autoría original pertenece a Indira y Chandra, la historia se encontraba en su blog, Ovejas Eléctricas, que desafortunadamente desde 2017 no es accesible, cambió de manos y se perdió el valioso contenido.


1 comentario

Ramon Abigail · 3 de julio de 2022 a las 23:31

Whoah!! Esta web es maravillosa me gusta mucho leer sus artículos. ¡Sigue con estas publicaciones! Te das cuenta, mucha gente está buscando esta información, podrías ayudarlos mucho.

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.