Leyenda del conejo y la luna

Publicado por Narrador en

leyenda del conejo y la luna

Nos remontamos a épocas pasadas, cuando la penicilina distaba de ser descubierta y los nativos americanos mantenían su anonimato para europa y el resto del mundo. Hoy hablamos de una antigua historia, la leyenda del conejo y la luna.

Hay variedad de opiniones sobre el origen de la leyenda, hay quien dirá pertenece a la cultura azteca, a países del norte de Europa o incluso a China y Japón. Lo interesante es que todos ellos están en lo correcto.

Leyenda el conejo y la luna
Imagen de Joyjit Chowdhury

Leyenda del Conejo y la Luna - Versión Asiática: Japón

Con origen budista la leyenda narra como Buda, en una de sus reencarnaciones siendo conejo tenía por amigos a una zorra, un mono y una nutria.

El conejo propuso que los días de luna llena recogiesen entre todos mayores cantidades de comida, para dársela a las personas más necesitadas. Todos estaban de acuerdo y cuando llegó la primera luna llena así lo hicieron.

El mono llevó plátanos, la nutria pescado y la zorra un cervatillo. Sin embargo, el conejo no llevó nada porque su alimentación era a base de pasto. La hierba no iba a servir de alimento para las personas necesitadas.

Al ver como sus amigos llevaban comida para todos, el conejo decidió sacrificarse, permitiendo que los hambrientos comiesen de su carne.

Conmovido por su gesto el Rey del Cielo creó una fogata para que el conejo entrase y se cocinase. Cuando entró de un salto en las llamas se sorprendió pues no quemaban.

Aún sin arder el conejo le reclamó al Rey del Cielo;

— "¡Estas llamas no queman lo suficiente para cocinarme!"

Sonriente le respondió que lo importante no era el calor de la hoguera, lo más vaioloso era el hecho de que el conejo saltase al fuego cumpliendo su promesa y sacrificio.

Como compensación, el Rey del Cielo dibujó una silueta gigante del conejo sobre la luna. De este modo siempre que hubiese luna llena todo el mundo recordaría su valor y sacrificio.

Según la leyenda china, el conejo de la luna es un compañero de la diosa de la luna Chang'e y golpea el elixir de la vida para ella en su mortero. Vive en la luna con el sapo y se puede ver todos los años a plena vista a mediados de otoño o el 15 de agosto.

Leyenda del Conejo y la Luna - Versión Asiática: China

Debe ser mencionado que dependiendo del país y cultura la leyenda puede variar aunque en esencia suelen ser historias muy parecidas. En este caso la versión china narra así su versión.

El emperador de Jade se disfrazó como un anciano, hambientro y pobre. Fue a mendigar alimentos a un mono, una nutria, un chacal y un conejo. Cada animal aportó lo que pudo. Sin embargo, el conejo no podía compartir más que hierba, pues no disponía de otro tipo de alimentos.

Buscando ayudar al anciano el conejo se ofreció para que se lo comiese, dando así su cuerpo en sacrificio. Cuando entró en las llamas de la hoguera que había preparado el hambriento anciano se dio cuenta de algo. ¡No se estaba quemando!

Conmovido el Emperador de Jade desveló su verdadera identidad y como agradecimiento envió al conejo a la luna para convertirlo en el Conejo de Jade inmortal, que acompañaría a la diosa de la luna Chang’e en el Palacio de la Luna preparando elixires con su mortero mágico.

Leyenda del Conejo y la Luna - Versión Azteca

Hace incontables años el dios Quetzalcóatl quería viajar por todo el planeta. Como su forma original era una serpiente emplumada y no deseaba ser descubierto adoptó la forma de un hombre.

Anduvo a través de montañas y frondosos bosques hasta sentirse agotado. Decidió descansar sentado sobre una roca durante la noche. Bajo un cielo estrellado y una luna anaranjada.

A su lado había un conejo masticando incansable algo verde que asomaba entre sus dientes.

— ¿Qué estas comiendo adorable roedor?

— Un poco de pasto fresco, humano, con el rocío de la noche tiene un gran sabor. ¿Quieres comer un poco?

— Es un gesto muy amable pero los humanos no nos alimentamos de hierba.

— ¡Vaya! Creo que deberías comer algo, pareces desnutrido y exhausto.

— Tienes razón, imagino que si no consigo nada para comer moriré pronto.

El conejo, pensativo, tomó la decisión de ayudar a su nuevo amigo humano.

— No soy más que un simple conejo pero si me comes es posible que sobrevivas, puedo servirte de alimento, quiero ayudarte.

El dios conmovido y sorprendido se reclinó hasta alinear su mirada con la del conejo. Le acarició con cariño la suave cabecita y le susurró;

— Me has emocionado pequeño amigo. A partir de hoy y hasta el fin de los tiempos serás recordado. Te lo mereces por ser tan noble.

Alzó con sus brazos al conejo, encaminando su peludo cuerpo hacia el cielo. Llegó tan arriba que la figura del conejo quedó estampada en la luna. Después bajó suavemente al animal hasta el suelo.

El conejo, al ver su figura reflejada en la luna se maravilló. Con los ojos cristalinos observaba a su amigo humano sin saber qué decir.

El dios explicó:

— Pasarán los siglos y cambiará el ser humano, sin embargo tu figura se mantendrá siempre visible para que todo ser te recuerde.

Curiosidad sobre el conejo y la luna

Según la leyenda, el conejo de la luna es un compañero de la diosa de la luna Chang'e y golpea el elixir de la vida para ella en su mortero. Vive en el Palacio de la Luna y se puede ver todos los años a plena vista el día del Festival del Medio Otoño o el 15 de agosto.

En una leyenda originaria en Beijing y sus alrededores, una plaga mortal llegó a la ciudad hace unos 500 años y comenzó a matar a mucha gente. Lo único que pudo salvar la ciudad de esta epidemia fue el Conejo de la Luna. Chang'e envió al conejo a la tierra para visitar a cada familia y curarlas de la plaga. Hizo justo eso y no pidió nada a cambio (excepto algo de ropa) y, a menudo, cambiaba de forma cambiando entre hombre y mujer. Después de curar a la ciudad de esta plaga, regresó a la luna.

A los niños les gusta jugar con conejos de arcilla en el Festival del Medio Otoño. [Foto/VCG]

Hasta el día de hoy, en muchas zonas asiáticas existen figuras de juguete del conejo con armadura y montado en un tigre, león, elefante o ciervo. Son juguetes populares entre niños y adultos por igual. Son particularmente famosos durante el Festival del Medio Otoño en China o durante el Año Nuevo Lunar en el Año Zodiacal del Conejo (2011).

¿Conoces alguna versión diferente? ¿Te han gustado estas leyendas sobre el conejo y la luna? ¡Comparte tus opiniones en los comentarios!


1 comentario

Erogan · 2 de julio de 2022 a las 14:22

Que tengas un buen día. Me encanta su página web.

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.