La Leyenda Coreana de Charan

Publicado por Narrador en

Leyenda coreana charan

Algunos piensan que el amor, fuerte, verdadero y abnegado, no se encuentra en Oriente; pero la historia de Charan, que se remonta cuatrocientos años y más, demuestra lo contrario, porque todavía tiene el sabor fresco y dulce de un romance de ayer; aunque el entorno del Este proporciona un trasfondo extraño e interesante.

En los días del rey Sung-jong (1488-1495 d.C.), uno de los hombres destacados de Corea se convirtió en gobernador de la provincia de Pyong-an. Ahora Pyong-an (P'yŏngan-do, en hangul:평안도, en hanja:平安道) se encuentra en primer lugar entre las ocho provincias en los logros de la erudición y la sociedad educada. Muchos de sus literatos son buenos músicos y muestran habilidad en los asuntos de Estado.

Leyenda coreana charan

En el momento de esta historia coreana había una bailarina famosa en Pyong-an cuyo nombre era Charan. Ella era muy hermosa, cantaba y bailaba para el deleite de todos los espectadores. Su habilidad también estaba especialmente marcada, porque entendía los clásicos y estaba familiarizada con la historia. Era sin duda la más brillante de todas las geishas, famosa y de gran renombre.

La familia del gobernador estaba formada por un hijo, que tenía dieciséis años y cuyo rostro era hermoso como una imagen divina. Aunque era muy joven, tenía una sólida base del idioma chino y era un erudito talentoso. Su juicio era excelente y tenía una fina apreciación de la cultura literaria. De tal modo que en cuanto levantaba la pluma la línea que dejaba escrita adquiría una expresión admirable.

Su nombre se dio a conocer como Keydong (El chico del talento). El gobernador no tenía otros hijos, ni hijo ni hija, por lo que su corazón estaba envuelto en este niño.

En su cumpleaños fueron invitados todos los funcionarios y otras personalidades especiales, que acudieron a beber a su salud. También estuvieron presentes una compañía de bailarinas y una gran banda de músicos.

El Gobernador, durante una pausa en el banquete, llamó a su hijo y ordenó al jefe de las bailarinas que eligiera a una de las más bonitas de su grupo. Quería que su hijo y la bailarina pudieran bailar juntos y deleitar a los invitados reunidos. Al escuchar esto, la compañía, de común acuerdo, eligió a Charan, como la persona adecuada por sus talentos, logros y edad. Ella sería la compañera adecuada para su hijo.

Salieron y bailaron como hadas, gráciles como las ondulaciones del sauce, ligeras y aireadas como la golondrina. Todos los que los vieron quedaron encantados. El gobernador, también muy complacido, llamó a Charan, la hizo sentar en el estrado, la invitó a participar en el banquete, le dio un regalo de seda y ordenó que desde ese día en adelante fuera la doncella de baile especial para su hijo. A partir de este cumpleaños se hicieron amigos rápidamente.

Compartieron el mundo del uno con el otro. Por encima de todas las encantadoras historias de todos los tiempos fue su amor el que más destacó como nunca antes se había visto. El mandato del gobernador se amplió por seis años más, por lo que permanecieron muchas lunas juntos en el país del norte.

Al llegar el fin del mandato, en el momento de la marcha de Charan, el gobernador y su esposa estaban muy preocupados por la separación de su hijo y Charan. Si los obligaban a separarse, temían que muriera con el corazón roto. Por otro lado, si la llevaban con ellos, no siendo su esposa, temían por su reputación.

No era posible elegir entre ambas penurias, por lo que decidieron remitir el asunto al propio hijo. Lo llamaron y le dijeron:

"Incluso los padres no pueden decidir sobre el amor de su hijo por una doncella. ¿Qué debemos hacer? Tú amas a Charan, por lo que será muy difícil para ti separarte y, sin embargo, tener una bailarina antes de casarte no es una buena forma e interferirá con las perspectivas de matrimonio y la promoción. Sin embargo, tener una segunda esposa es una costumbre común en Corea y que el mundo reconoce. Haz lo que mejor te parezca en el asunto ".

El hijo respondió:" No hay problema; cuando está ante mis ojos, por supuesto que lo es todo, pero cuando me llegue el momento de partir para casa será como un par de zapatos gastados, apartados; así que por favor no estéis preocupados".

El gobernador y su esposa estaban muy contentos y dijeron que era un "hombre superior" en verdad. Cuando llegó el momento de separarse, Charan lloró amargamente, de modo que los que estaban allí no pudieron soportar mirarla; pero el hijo no mostró el menor signo de emoción.

Los que miraban se maravillaban de su entereza. Aunque ya había amado a Charan durante seis años, nunca se había separado de ella ni un solo día, por lo que no sabía lo que significaba decir adiós, ni sabía cómo se sentía al estar separado.

El gobernador regresó a Seúl para ocupar el cargo de presidente del Tribunal Supremo y también lo acompañó su hijo. Después de este viaje, los pensamientos de amor por Charan se apoderaron de Keydong, aunque nunca los expresó de palabra o manera alguna.

Era casi el momento del examen Kam-see. El padre, por lo tanto, ordenó a su hijo que fuera con algunos de sus amigos a un monasterio vecino para estudiar y prepararse. Fueron, y una noche, cuando terminó el trabajo del día y todos se durmieron, el joven salió sigilosamente al patio.

leyenda charan corea

Era invierno, con escarcha, había nieve y una luna fría y clara. Con las montañas en los más profundo del horizonte el mundo estaba en silencio, se podía escuchar el más mínimo sonido.

El joven miró hacia la luna mientras sus pensamientos estaban llenos de dolor. Deseaba tanto ver a Charan que ya no podía controlarse y, temiendo perder la razón, decidió esa misma noche partir hacia la lejana Pyong-an.

Llevaba un tocado de piel, un abrigo grueso, un cinturón de cuero y un par de zapatos pesados. Cuando había pasado algo menos de diez kilometros tenía los pies ampollados y tuvo que ir a un pueblo vecino a cambiar sus zapatos de cuero por sandalias de paja y su costosa gorra por un sombrero de sirviente corriente.

Siguió así su camino, mendigando a medida que avanzaba. A menudo tenía mucha hambre y, cuando llegaba la noche, hacía mucho, mucho frío. Era el hijo de un hombre rico, siempre se había vestido de seda, había comido platos exquisitos, y nunca en su vida había caminado más de unos pocos metros desde la puerta de su casa.

Ahora tenía ante él un viaje de cientos de millas. Avanzó dando traspiés por la nieve, pero avanzó poco. Hambriento y casi muerto de frío, nunca antes había conocido tal sufrimiento. Su ropa estaba rasgada, su rostro se volvió desgastado y ennegrecido hasta que parecía un duende.

Siguió adelante, poco a poco, día tras día, hasta que por fin, cuando había pasado un mes entero, llegó a Pyong-an. Fue directamente a la casa de Charan, pero Charan no estaba allí, solo su madre. Ella lo miró, pero no lo reconoció.

Dijo que era el hijo del ex gobernador y que por amor a Charan había caminado quinientos kilometros. "¿Dónde está ella?" preguntó. La madre escuchó, pero en lugar de alegrarse se enojó mucho.

Ella dijo: "Mi hija está ahora con el hijo del nuevo gobernador, nunca la veo en absoluto; nunca regresa a casa y ha estado fuera durante dos o tres meses. A pesar de que has hecho este largo viaje, no hay forma posible de verla".

La madre de Charan no lo invitó a entrar, tan fría fue su bienvenida. Pensó para sí mismo: "Vine a ver a Charan, pero no está aquí. Su madre me rechaza; no puedo volver, y no puedo quedarme. ¿Qué debo hacer?"

Mientras, durante su dilema, se le ocurrió un plan. Había un escriba en Pyongan que, durante el mandato de su padre, había ofendido y fue condenado a muerte. Sin embargo, existían circunstancias atenuantes, y él, cuando fue a dar sus saludos matutinos, había solicitado y obtenido su perdón.

Su padre, por respeto a la petición de su hijo, había perdonado al escriba. Pensó: "Yo fui el medio para salvar la vida del hombre, él me acogerá"; así que fue directamente de la casa de Charan a la casa del escriba.

Al principio el escritor no lo reconoció. Cuando dio su nombre y dijo quién era, el escriba se sobresaltó y cayó a sus pies en reverencia. Limpió una habitación interior y lo puso cómodo, preparó platos exquisitos y lo trató con todo respeto. Un poco más tarde habló con su anfitrión sobre la posibilidad de encontrarse con Charan.

El escriba dijo: "Me temo que no hay forma de que la veas a solas, pero si quieres ver su rostro, creo que puedo arreglarlo. ¿Accederás?" Preguntó sobre el plan.

Se trataba de lo siguiente: siendo ahora tiempo de nieve, se llamaba a diario a los culis para barrer la nieve del patio interior del yamen del gobernador, y justo ahora el escriba estaba a cargo de este trabajo en particular.

El antiguo Yamen en Kowloon Walled City Park

El escriba dijo: "Si te unes a los barrenderos, toma una escoba y entra; sin duda podrás ver a Charan, ya que se dice que está en el quiosco de Hill. No conozco ningún otro plan". Keydong asintió.

A primera hora de la mañana se mezcló con la compañía de barrenderos y se fue con su escoba al recinto interior, donde estaba el Quiosco de Hill, y así se dedicaron a barrer.

El hijo del gobernador estaba sentado junto a una ventana abierta y Charan estaba junto a él, aunque no era visible desde el exterior. Los otros trabajadores, todos manos experimentadas, barrieron bien. Solo Keydong manejaba su escoba sin ventaja, sin saber cómo barrer. El hijo del gobernador, observando el proceso, miró hacia afuera y se rió, llamó a Charan y la invitó a observar al nefasto barrendero.

Charan salió al pasillo abierto y el barrendero levantó los ojos para verla. Ella lo miró una sola vez, por un momento, se volvió rápidamente, entró en la habitación y cerró la puerta, sin volver a aparecer, para decepción del barrendero, que regresó desesperado a la casa del escriba.

Charan fue ante todo una mujer sabia y muy talentosa. Una mirada le había dicho quién era el barrendero. Regresó a la habitación y comenzó a llorar. El hijo del gobernador miró sorprendido y disgustado, y preguntó: "¿Por qué lloras?".

Ella no respondió de inmediato, pero después de dos o tres demandas insistentes le explicó la razón de su llanto:

"Soy una mujer de clase baja; te equivocas pensando muy bien de mí, o considerándome valiosa. No he estado en casa durante dos meses enteros y más. Este es un cumplido especial y un gran honor, por lo que no hay la menor razón para ninguna queja de mi parte. Aun así, pienso en mi hogar, que es pobre, y en mi madre. Es costumbre en el aniversario de la muerte de mi padre preparar la comida de los cuarteles oficiales y ofrecer un sacrificio a su espíritu, pero aquí estoy encerrada y mañana es el día del sacrificio. Temo que no se pagará ni un solo acto de devoción, estoy perturbada por ello, y por eso lloro ".

El hijo del gobernador quedó tan cautivado por esta justa declaración que confió plenamente en ella y no dudó. Con simpatía le preguntó: “¿Por qué no me lo dijiste antes?” Él preparó la comida y le dijo que se apresurara a casa y llevara a cabo la ceremonia. Así que Charan regresó como fuego en llamas a su casa y le dijo a su madre: "Keydong ha venido y lo he visto. ¿No está aquí? Dime dónde está si lo sabes".

La madre dijo: "Él vino aquí, es cierto, todo el camino a pie para verte, pero le dije que estabas en el yamen y que no había forma posible de que te viese, así que se fue y adonde sea que terminase, no lo sé ". Entonces Charan se derrumbó y comenzó a llorar. "Oh, madre mía, ¿por qué tuviste el corazón tan frio para hacerle eso tan cruelmente?", Sollozó.

"En lo que a mí respecta, nunca podré romper con él ni renunciar a él. Cada uno de nosotros tenía dieciséis años cuando fuimos elegidos para bailar juntos, y si bien se puede decir que los hombres nos eligieron, es más cierto aún decir que Dios ha elegido. Crecimos en la vida del otro, y nunca hubo un amor como el nuestro. Aunque él se olvidó y me dejó, yo nunca podré olvidarlo y nunca podré renunciar a él.

El gobernador también me llamó la amada esposa de su hijo, y ni una sola vez se refirieron a mi baja posición. Él me acarició, trato bien y me dio muchos regalos. "Era todo como el cielo y no como la tierra. A la ciudad de Pyong, una nobleza y funcionarios se reúnen como hombres en un bote; , pero por gracia y habilidad, nadie fue como Keydong.

Debo encontrarlo, y aunque él me rechace, nunca lo olvidaré. No me he mantenido sola hasta la muerte como debería haberlo hecho, porque he estado bajo el poder e influencia del Gobernador. ¿Cómo pudo haber llegado tan lejos por alguien tan bajo y vil? Él, un caballero de la más alta cuna, por el bien de una miserable bailarina ha soportado todas estas dificultades y ha llegado tan lejos. ¿No podrías haber pensado, madre, en estas cosas y darle al menos una amable bienvenida? ¿Podría mi corazón estar roto? "Y un gran flujo de lágrimas brotó de los ojos de Charan.

Ella pensó y pensó en dónde podría estar él." No conozco ningún lugar ", dijo," a menos que sea en la casa de aquel escriba ". Rápido como se pensaba, ella voló, y allí se encontraron. Se abrazaron y lloraron, no se dijo una palabra. Así regresaron a la casa de Charan uno al lado del otro.

Cuando era de noche, Charan dijo: "Cuando llegue el día de mañana tendremos que separarnos. ¿Qué haremos? Hablaron de ello y acordaron escapar aquella noche.

Así que Charan juntó sus ropas, sus tesoros, joyas, e hizo dos bultos. Él llevó la suya a la espalda, ella la suya en su cabeza, se fueron mientras la ciudad dormía.

Siguieron el camino que conduce hacia las montañas que se encuentran entre los condados de Yang-tok y Maing-san. Allí encontraron una casa de campo, donde se alojaron, y donde el El hijo del gobernador se convirtió en una especie de sirviente de la mejor clase.

No sabían hacer otra cosa bien, Charan entendía de tejer y coser, así vivieron. Al cabo de un tiempo consiguieron una pequeña choza de paja para ellos solos en el pueblo y allí vivieron.

Charan era una hermosa costurera, y no cesaba día y noche de tejer su aguja, vendía sus tesoros y sus joyas para llegar a fin de mes. Charan, también, sabía cómo hacer amigos, y fue alabada y amada por todo el pueblo.

Todos sintieron pena por los tiempos difíciles que habían vivido la misteriosa pareja. Les ayudaron para que pasasen los días juntos en paz y felicidad.

Volviendo atrás en la historia:

Al despertar por la mañana en el templo donde él y sus amigos habían ido a estudiar, encontraron que Keydong no estaba. Todo estaba en un estado de confusión en cuanto a qué había sido del hijo del presidente del Tribunal Supremo. Lo buscaron por todas partes, pero no lo encontraron por ninguna parte, por lo que se envió un mensaje a los padres en consecuencia.

Hubo una consternación indecible en la casa del ex gobernador. Una pérdida tan grande, ¿qué podría igualarla? Registraron los alrededores del templo, pero no encontraron ni rastro ni sombra de él. Algunos dijeron que pensaban que había sido engañado y metamorfoseado por el zorro; otros que se lo había comido el tigre. Los padres decidieron que estaba muerto y se pusieron de luto por él, quemando su ropa en un fuego de sacrificio.

En Pyong-an, el hijo del gobernador, cuando descubrió que había perdido a Charan, hizo encarcelar a la madre de Charan y a todos los parientes, pero después de un mes más o menos, cuando la búsqueda resultó inútil, abandonó el asunto y los dejó ir.

Charan, por fin feliz con su elegido, le dijo un día: "Tú, un hijo de la nobleza, por el bien de una bailarina has dejado a tus padres y tu hogar para vivir en este rincón escondido de las colinas. Es un asunto, también, que toca tu piedad filial, esto deja a tu padre y a tu madre con la duda de si estás vivo o no. Deben saberlo. No podemos vivir aquí toda la vida, ni podemos volver a casa; ¿qué hacemos? ¿Crees que deberíamos hacer? Keydong dio una respuesta desesperada. "Estoy angustiado", dijo, "y no sé".

Charan dijo alegremente: "Tengo un plan mediante el cual podemos cubrir las fallas del pasado y lograr un nuevo comienzo para el futuro. Por medio de él, puedes servir a tus padres y mirar al mundo a la cara. ¿Querrás aceptar mi plan?"

"¿Qué propones?" preguntó él. Su respuesta fue: "Sólo hay una forma, y ​​es mediante el Examen Oficial. No conozco otra. Comprenderás lo que quiero decir, aunque no te digo más".

Él dijo: "Suficiente, su plan es justo lo que necesita para ayudarnos. Pero, ¿cómo puedo conseguir los libros que necesito?"

Charan respondió: "No te preocupes por eso, conseguiré los libros". A partir de ese día envió por todo el vecindario a buscar libros, para asegurarlos a toda costa; pero eran pocos o ninguno, siendo un pueblo de montaña.

Un día llegó, inesperadamente, un vendedor ambulante de paquetes, que tenía en su bulto un libro que quería vender. Algunas personas del pueblo querían comprarlo como papel de pared. Charan, sin embargo, lo aseguró primero y se lo mostró a Keydong.

No era otro que un trabajo especial para Exámenes, con todos los ejercicios escritos. Estaba escrito en caracteres pequeños y era un libro enorme que contenía varios miles de ejercicios. Keydong estaba encantado y dijo: "Esto es suficiente para toda la preparación necesaria". Ella lo compró y se lo dio, y allí lo guardó día tras día.

Por la noche, él estudiaba a la luz de las velas, mientras ella se sentaba a su lado e hilaba seda. Así compartieron la luz juntos. Si mostraba alguna negligencia, Charan lo instaba a seguir, y así trabajaron durante dos años.

Para empezar, él, siendo un erudito de gran talento, avanzaba constantemente día a día. Fue un hermoso escritor y un maestro de la pluma. Sus composiciones, también, no tenían igual, y todos los indicios apuntaban a que ganó el lugar más alto en el Kivago (examen).

Poco después se emitió una proclamación de que se llevaría a cabo un examen especial ante Su Majestad el Rey, por lo que Charan preparó la comida requerida y todo lo necesario para que él fuera a Seúl a probar suerte. Por fin aquí estaba, dentro del recinto del Palacio.

Su Majestad salió a la arena de exámenes y publicó el tema. Keydong tomó su bolígrafo y escribió su composición terminada. Bajo la inspiración del momento, sus líneas surgieron como agua burbujeante. Terminó.

Cuando se anunció el ganador, el rey ordenó que se abriera el nombre sellado del escritor. Lo fue, y descubrieron que Keydong era el primero. En ese momento, su padre era Primer Ministro y esperaba al Rey.

El rey llamó al primer ministro y le dijo: "Me parece que el ganador fue su hijo, pero él escribe que su padre es el presidente del Tribunal Supremo y no el primer ministro; ¿qué puede significar eso?".

El ministro lo miró asombrado, rompió a llorar y dijo: "Es el hijo de su sirviente. Hace tres años fue con unos amigos a un monasterio a estudiar, pero una noche desapareció, y aunque busqué por todas partes no he tenido noticias de él desde entonces. Llegué a la conclusión de que había sido destruido por algún animal salvaje, por lo que hice un funeral y la casa se puso de luto. No tuve más hijos, excepto este hijo. Él tenía un gran talento y yo lo perdí de esta manera extraña. El recuerdo nunca me ha abandonado, porque parece que lo había perdido ayer. Ahora que miro este papel, veo que es la escritura de mi hijo. Cuando lo perdí, era presidente del Tribunal Supremo, y así registra la oficina; pero no sé dónde ha estado durante estos tres años y cómo llega ahora a participar en el examen ".

El rey, al oír esto, se asombró mucho, y se presentó de inmediato antes de que todos los ministros reunidos lo llamaran. Así llegó con su traje de erudito a la presencia del Rey. Todos los funcionarios se maravillaron ante esta repentina convocatoria de un candidato antes del anuncio del resultado.

El rey le preguntó por qué había dejado el monasterio y dónde había estado durante estos tres años. Hizo una profunda reverencia y dijo: "He sido un hombre malvado, he dejado a mis padres, he quebrantado todas las leyes de la devoción filial y merezco un castigo digno". El Rey respondió, diciendo: "No hay ley de encubrimiento ante el Rey. No te condenaré aunque seas culpable; cuéntamelo todo".

Luego le contó su historia al Rey. Todos los oficiales de cada lado inclinaron sus oídos para escuchar. El Rey suspiró y le dijo al padre: "Tu hijo se ha arrepentido y enmendado su falta. Ha ganado el primer lugar y ahora es miembro de la Corte. No podemos condenarlo por su amor por esta mujer. Perdónalo por todo el pasado y dale un comienzo para el futuro ".

Su Majestad dijo además: "La mujer, Charan, que ha compartido su vida en las montañas solitarias, no es una mujer común. Sus planes, también, para su restauración eran los planes de una mano maestra. Ella no es una bailarina, esta Charan . No permitas que otra sea tu legítima esposa, excepto ella; que sea elevada al mismo rango que su esposo, y que sus hijos y los hijos de sus hijos ocupen el cargo más alto en el reino ".

Así Keydong fue honrado con la corona de ganador, y así el Primer Ministro recibió a su hijo de vuelta a la vida a manos del Rey. La gorra del ganador se colocó sobre su cabeza, y toda la casa se convirtió en un arrebato de alegría.

El ministro envió un palanquín y sirvientes para traer a Charan. En una gran fiesta de alegría fue proclamada esposa del hijo del Ministro. Más tarde se convirtió en uno de los primeros hombres de Estado de Corea, y vivieron una vida feliz hasta una edad avanzada. Tuvieron dos hijos, ambos graduados y hombres que ocupaban altos cargos.

Im Bang

Korean folk tales: imps, ghosts and fairies

Publicación de 1913

Categorías: Leyendas de Asia

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.